estudiantesrd.com.do

Archivos descargables

PDF, VIDEOS ETC...

+1 829-864-3732

24/7 Atención al cliente

LUN - LUN: 12:00AM - 12:00AM

Web disponible

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Isidro Américo Lugo Herrera

 

Nació el 4 de abril de 1870, en la calle Sánchez esquina el Conde, de Santo Domingo, hijo del señor Joaquín Lugo Alfonseca y la señora Cecilia Herrera Veras. Tuvo tres hermanos: Ana Teresa, Félix Santiago y Manuel Joaquín.

Realizó sus estudios básicos y secundarios en Santo Domingo, y obtuvo los títulos de bachiller en ciencias y letras en 1886, Licenciado en Derecho 1890 y doctor en derecho 1916, éstos dos últimos en el “Instituto Profesional”.

Se casó el 12 de abril de 1893, con Dolores Romero y Correa, con quien procreó su único hijo, Américo Lugo Romero, alias Chilín.

Lugo representó a República Dominicana, como servidor público en el «Congreso de Delegados de Latinoamericanos», la cual fue celebrada en 1909 en Río de Janeiro, Brasil; también participó en la Cuarta Conferencia Panamericana de Buenos Aires, Argentina en 1910.Fue «Consejero de las Delegaciones Dominicanas» en Europa y Estados Unidos.

Fundó el «Periódico Patria» en 1922. Además, colaboró con el Listín Diario, «El Tiempo», «Nuevo Régimen» y «El Progreso», así como varias revistas, tanto nacionales como internacionales, especializadas en historia y literatura.

Autor de una Historia de Santo Domingo y otras obras, fue de los lideres nacionalistas que exigieron el retiro de las tropas de Estados Unidos que ocuparon el país de 1916 a 1924.

Desde los inicios de la Intervención Norteamericana, mostró su rechazo, y en conjunto con otros grandes de la literatura dominicana, formó parte del llamado Unión Nacional Dominicana, el cual tenía como principal objetivo lograr que los norteamericanos desocuparan el país.

A la llegada de Rafael Leonidas Trujillo, Lugo rechazó al gobierno de dictadura, lo cual lo llevó a rechazar una propuesta económica de Trujillo, de escribir la historia oficial dominicana del pasado y del presente, lo cual no aceptó, con lo que fue puesto en la lista de los enemigos de Trujillo y de su gobierno.

Pero como se suele decir que genio y figura hasta la sepultura, con ese mismo espí­ritu rechazó directamente a Rafael Leonidas Trujilo Molina, a través de una carta del 13 de febrero de 1936.

En una carta anterior, también dirigida al generalí­simo Trujilo Molina, el 4 de abril de 1934, le expresa la imposibilidad de aceptar ningún cargo oficial, ya que se habí­an hecho ofertas en ese sentido, «no solo a causa de mi estado de salud, sino también a causa de mi convicción de que el pueblo dominicano no constituye nación»

Su variada bibliografí­a bien puede ser considerada como modelo de voluntad y de dignidad. El 18 de julio de 1935 suscribieron el Dr. Américo Lugo y el Gobierno dominicano un contrato por US5,000 para escribir una Historia de la isla de Santo Domingo, desde el descubrimiento hasta 1899, pero a Trujilo se le ocurió decir el 26 de enero de 1936, durante la inauguración de un acueducto y un mercado en la comunidad de Esperanza, que él habí­a confiado a Lugo «escribir, en calidad de Historiador Oficial, la historia del pasado y del presente», aseveración que Lugo rechazó tajantemente. Entendí­a que «historiógrafo e historiador oficial huele a palaciego o cortesano, y yo soy la antí­tesis de todo eso», y, además, para él «la virtud y la ambición son en principio incompatibles».

Durante el oprobioso régimen del tirano Rafael Leonidas Trujillo Molina mantuvo una actitud de abierta oposición. Amenzado y vigilado se vio en la necesidad de vivir prácticamente encerrado en su hogar. Muchas veces fue invitado para que aceptara cargos públicos y rechazó cada una de esas invitaciones.

OBRAS
 punto largo (1901), donde dejó consignado que «gobernar es amar»; Heliotropo (1903; Ensayos dramáticos (1906); Bibliografí­a (1906); Camafeos (1919); Los restos de Colón (1927); Baltazar López de Castro y la despoblación del nor te de la Española (1947); Recopilación diplomática relativa a las colonias francesa y española de la isla de Santo Domingo (1640-1701), tomo tercero de la Colección Trujilo (1944); Américo Lugo. Antologí­a. Selección, introducción y notas de Vetilio Alfau Durán. Librerí­a Dominicana (1949); Antologí­a de Américo Julia, compilada por Julio Jaime Julia; tres tomos (1976-1977-1978): Edad Media de la Isla Española. Historia de Santo Domingo, desde el 1556 hasta 1608. (1952).
Con atributos más que sobrados se inserta don Américo en los volúmenes XIV-XV-XVI de la Biblioteca de Clásicos Dominicanos, presentados por la autorizada pluma del Lic. Roberto Cassá, quien considera que «Lugo incorporó a plenitud las enseñanzas de Hostos, liberales, democráticas y racionalistas».

Con esas ideas vivió y con ellas bajó a la tumba Acosado por el régimen Trujillista y marginado por muchos que una vez fueron sus amigos íntimos, casi en la miseria, murió en Santo Domingo el 4 de agosto del 1952, en un ambiente de soledad, casi inadvertido.

El legado de Américo Lugo abarca la historia, poesía, teatro, cuentos y ensayo, a lo que hay que agregar su obra como periodista y los numerosos artículos publicados en la prensa nacional e internacional sobre temas históricos y literarios.

Tomado de:
https://es.wikipedia.org/wiki/Am%C3%A9rico_Lugo
http://enciclopediathe11men.blogspot.com/2009/10/blog-post.html